Camino Neocatecumenal.

El Camino Neocatecumenal es un movimiento eclesial12​ y organización3​ católica.4​ Los estatutos aprobados por la Santa Sede lo definen como un itinerario de formación católica permanente, catecumenal, y «neocatecumenal» o catecumenal postbautismal, al servicio de la catequesis y dependiente de los obispos, dotado de personalidad jurídica pública.5​ Sus miembros son conocidos popularmente en España por el nombre de «kikos»,6​ debido al nombre de su iniciador, el laico Kiko Argüello,7​ quien junto a Carmen Hernández y al sacerdote italiano Mario Pezzi formaron el Equipo Itinerante Responsable Internacional del movimiento.8

El Camino Neocatecumenal se creó en los años 1960 en el barrio de Palomeras, en las afueras de Madrid. Sus estatutos fueron inicialmente aprobados el 29 de junio de 2002, de forma temporal por cinco años ad experimentum, por el papa Juan Pablo II. Posteriormente, a comienzos de 2008, se expidió el decreto en el cual los estatutos se aprobaron definitivamente,9​ y el mismo año, el cardenal Stanisław Ryłko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, entregó el decreto de la aprobación definitiva de los estatutos.10

A mediados de 2013, se había difundido a 120 países,11​ y al año siguiente contaba con 97 seminarios Redemptoris Mater​ y 450 familias misioneras.13​ Para 2013 se estimaba que alrededor de un millón de personas habían formado parte de sus más de 17 mil comunidades, de los cuales trescientos mil se encontraban en España.14

Diferencias respecto de los demás grupos católicos

La primera diferencia respecto de los demás grupos y movimientos católicos es la denominación, pues el Camino Neocatecumenal no se define ni como orden, ni como congregación religiosa, ni como movimiento apostólico ni como prelatura personal, sino como «itinerario de iniciación cristiana posterior al bautismo o para recibir este sacramento», y por tanto el Camino Neocatecumenal promueve una catequesis de laicos adultos.35​ El Camino Neocatecumenal es el único movimiento de la Iglesia católica que ha recibido hasta la fecha esta denominación.17

Existen también puntos en su praxis en donde se diferencian del resto de los grupos, una serie de concesiones especiales de la Santa Sede, y otras prácticas que en algunos casos no son habituales en toda la Iglesia Católica:

  • Celebraciones eucarísticas en pequeñas comunidades.
  • Los participantes reciben la comunión en sus lugares, aunque de pie, como marca la Iglesia, y con las dos especies (pan ácimo y vino), como marca la Instrucción general del Misal Romano (n. 319-324).
  • El rito de la paz, por concesión especial pero no única, viene trasladado al momento anterior a la presentación de las ofrendas, y no antes del “Agnus Dei”, según un texto del Evangelio (Mateo 5:23-24) y la praxis de algunas tradiciones litúrgicas como la Hispano-Mozárabe o la Ambrosiana (Milán) desde el principio del cristianismo.[cita requerida]

El cardenal Francis Arinze aconsejaba que se utilizaran en la consagración las diferentes plegarias eucarísticas ya que, como en muchos otros lugares de culto, si se cantaba solo acostumbraban a usar la segunda. Además les solicitó que debían pasar “a la manera normal para toda la Iglesia de recibir la santa Comunión”.36​ Además, en las salas de celebración, como permite el Concilio Vaticano II[cita requerida], no hay un altar dedicado, si hay una mesa central dedicada a la celebración eucarística.

Es importante mencionar el discurso que el papa Benedicto XVI les había dado el 12 de enero de 2006 y que se presentaba como una especie de colofón de los estudios sobre temas litúrgicos relacionados con el Camino Neocatecumenal durante dos años. Según dice el cardenal Arinze en la mencionada entrevista, el 1 de diciembre de 2005, envió una carta indicando que debían usar los libros litúrgicos para la celebración de la misa sin añadir ni omitir nada de las rúbricas. De ahí el comentario del papa:

Precisamente para ayudar al Camino Neocatecumenal a hacer aún más eficaz su acción evangelizadora en comunión con todo el pueblo de Dios, la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos os ha impartido recientemente en mi nombre algunas normas concernientes a la celebración eucarística, después del período de experiencia que había concedido el siervo de Dios Juan Pablo II. Estoy seguro de que cumpliréis atentamente estas normas, que recogen lo previsto en los libros litúrgicos aprobados por la Iglesia

37

Si alguna rúbrica se había omitido era por motivos catequeticos y, por tanto, desde ese momento, siguiendo lo indicado por la Iglesia, no se omite ninguna.

El día 13 de junio de 2008 se hizo la entrega definitiva del estatuto del Camino Neocatecumenal con su completa aprobación por parte de la Santa Sede. Durante un acto celebrado en la sede del dicasterio, el cardenal Stanisław Ryłko entregó el decreto de aprobación junto con el texto final de los Estatutos a los iniciadores del Camino, Kiko Argüello y Carmen Hernández.10​ De este modo, se lee en un comunicado hecho público, “concluye el ‘iter’ iniciado en 1997, por mandato del papa Juan Pablo II, para otorgar al Camino un “reconocimiento jurídico formal” y hacerlo “patrimonio universal de la Iglesia.38

El estatuto definitivo contiene algunos cambios con respecto al aprobado en 2002, aunque la principal novedad es el reconocimiento de su personalidad jurídica pública, lo que le confiere una autoridad eclesiástica para impartir su característico método de formación católica. En los nuevos Estatutos se afirma que “el Camino Neocatecumenal está al servicio del obispo como una de las modalidades de actuación diocesana de la iniciación cristiana y de la educación permanente en la fe”